La negra de los dulces

Standard

La verdad no sé de dónde venía pero sé que iba rumbo a mi casa…cuando en el semáforo, una cuadra más allá de la iglesia…si si al frente del monte…estaba una niña afro descendiente, tal vez de  unos 12 años, pidiendo limosna… lo impactante no era la negrita pidiendo unas cuantas monedas…sino como lograba movilizarse sin una pierna y con tan solo la ayuda de una muleta… pues en su otra mano tenía una bolsa de dulces que esperaba dar a cambio de la colaboración.

Aquí es donde me doy cuenta que hay personas sorprendentes…sé que muchos dirían que debe ponerse a trabajar… ¿pero si no tiene pierna?… hay mucha gente que trabaja en esas condiciones… pero tal vez ella no ha tenido la ayuda de nadie… ¿y entonces quien le dio la muleta?… pero es chica que más se podría poner a hacer no le queda otra opción…hay gente que hace de todo para dar lastima, eso de limosna ahora es un negocio…por eso es mejor no decir nada y seguir caminando.

Mientras en la otra calle…si si al frente de la construcción…yacía la que parecía ser su familia…lo supe porque también eran afro descendientes…lo curioso es que si tenían dos piernas…no como la niña que solo tenía una…entonces no es de familia el no tener la extremidad…tampoco tenían dulces solo pedían dinero…era una negra gorda sentada con su bebe, otra niña como de 10 años y un negro alto con un cartel que decía desplazados…

Pase la calle sin quitar un instante la mirada de la niña…ya dije su labor era muy impactante… desgraciadamente pase al lado de su familia…el negro del cartel me dijo –amigo nos colabora-…por un momento quite la mirada de la niña que se movilizaba hacia el andén pues pronto cambiaría el color del semáforo… toque mis bolsillos buscando deseoso algo de dinero, aún sabiendo que estaba completamente pelado…con una sonrisa me dirigí al negro –parce no tengo ni un peso- intentando ser muy simpático… el negro con una resplandeciente sonrisa y con una cara de satisfecho dijo –bueno que Dios lo bendiga, amigo-… bueno ya tuve una bendición de Dios y sin ir a misa.

Así que bendito por Dios seguí caminando rumbo a mi casa…sin decir nada…en mi cabeza la imagen de la Colombia con tan solo una pierna…en una de sus manos una muleta que le sirve de apoyo y en la otra una bolsa de caramelos que espera cambiar por monedas.

David Alejandro Pérez Villabona

About these ads

About sincalzones

Porque anhelamos dejar de simplemente estar sentados, esperando que la muerte nos llegue tardía y la felicidad nos inunde con sus migajas. En vez de eso nos levantamos declarando que nuestra única ambición es robarle inspiración a esa desgracia, a veces fugaz otras duradera, pero al final siempre vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s